Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Chucky Lozano, desde el sur de CDMX hasta Europa

Por: Guadalupe Celis 18 Dic 2020

¡La rompe en Italia! Con el desborde, la habilidad en el mano a mano y el gol que empezó a pulir desde su infancia en la Ciudad de México, Hirving Chucky Lozano está convertido en figura del Nápoles.


Chucky Lozano, desde el sur de CDMX hasta Europa

A sus 25 años y con un papel cada vez más sobresaliente en el Napoli, Hirving Lozano no se olvida de sus orígenes en el sur de la Ciudad de México, en donde comenzó a trabajar la habilidad que lo distingue. #HechoEnElSur

Ascenso vertiginoso

Hirving, nació y creció al sur de la CDMX. Gracias a su constancia, se desarrolló con el Pachuca y llegó a primera división el 8 de febrero de 2014. Enrique Meza lo debutó en el Estadio Azteca y el muchacho de 18 años marcó el gol del triunfo 1-0 ante el América al minuto 88, unos cinco minutos después de entrar al partido. Lozano ayudó a los ‘Tuzos’ a ganar el título de liga del torneo Clausura 2016 y al año siguiente se marchó a Europa para jugar con el PSV Eindhoven. Su juego se define desde entonces con una palabra: explosividad, pues es un delantero extremadamente veloz, inteligente, con gran arranque y difícil de parar en el uno a uno. 

Chucky Lozano, desde el sur de CDMX hasta Europa

“Empecé a entrenar en mi escuela cuando estaba chavito, todo el día estaba pensando en jugar futbol. Luego comencé a jugar en categorías inferiores y desde ese momento supe que quería dedicarme a este deporte y disfrutarlo al máximo”, recuerda el Chucky.

Futbol hecho en el sur, jugado en el mundo

Reto en el calcio

Después de ser campeón de liga en Holanda, Lozano se marchó al Napoli cuando el equipo era dirigido por Carlo Ancelotti. A sus 25 años, el Chucky Lozano ha sido considerado por la prensa italiana como el mejor jugador del Napoli, y en la selección mexicana es un infaltable para Gerardo Martino. Todo gracias a ese futbol de habilidad que empezó a desarrollar desde su infancia en el sur de la Ciudad de México. 

“Yo siempre cargaba con una pelota, visitaba una cancha chiquita cerca de mi casa”, detalla Hirving quien creció en la alcaldía Coyoacán de la Ciudad de México. “Las canchas de pasto eran difíciles de encontrar, pero cuando las descubrimos nunca dejamos de ir”.

Chucky Lozano es un gran ejemplo para los futuros atletas

En sus primeros años jugó también futbol rápido: “Te ayuda mucho a mejorar tu técnica, te sirve también para jugar con pared y pensar más rápido en espacios reducidos, también despierta tu agilidad para resolver situaciones en el terreno de juego”.

No se achica ante los rudos

Hirving tiene la personalidad para no achicarse ante defensas rudos, al contrario, aprovecha su explosividad para hacerlos ver mal. Además es un chico es muy inteligente. Eso sí, hay que controlar su carácter, no puede engancharse con rivales y árbitros. Debe aprender a recibir golpes y a desquiciar a los rivales con su futbol y no al revés.

Chucky Lozano, desde el sur de CDMX hasta Europa

Colección Nike F.C. Sur de la Ciudad de México

Hay pocas cosas que mueven al mundo y son capaces de eliminar diferencias, el futbol es una de ellas. El sur de la CDMX es un sitio donde los obstáculos se transforman en grandes oportunidades y donde los atletas mejoran sus habilidades para después, darlas a conocer en más de un país. El sur, ese cuadrante tan colorido es uno de los epicentros del futbol, con canchas pequeñas en las calles donde sin duda, entrenan los jugadores del mañana. Así creció Hirving, jugando día y noche con sus hermanos y cuates en las canchas del barrio, conectando de una manera tan única. Hoy, representa el carácter, las habilidades y la personalidad de niños y niñas que juegan en la ciudad; un ejemplo a seguir para las futuras generaciones de atletas.

“Tengo recuerdos muy bonitos con mis hermanos y amigos en el barrio, nos juntábamos en la cancha de la unidad habitacional junto a la nuestra, hasta niños de otras unidades venían a jugar”, comenta Chucky Lozano. “Poder compartir esto con mis seres queridos es una de las cosas que más valoro de haber crecido en el sur de la Ciudad.”