Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Especial FT

10 grandes momentos de D10S para recordar

Por: Ana Spindola 25 Nov 2020

Reducir la leyenda de Maradona a momentos parece imposible, pero hay gratos capítulos en su historia que vale la pena recordar


10 grandes momentos de D10S para recordar

¿Maradona o Pelé? ¿Maradona o Messi? ¿Es el originario de Lanús el más grande del mundo o solo está dentro de los tres primeros? Probablemente esas preguntas nunca tengan respuesta, pero lo que no está en duda es la grandeza de la leyenda argentina, que este miércoles falleció después de sufrir una descompensación en su domicilio.

A sus 60 años, Maradona tuve que someterse a una cirugía por un hematoma subdural crónico en la parte izquierda de su cabeza, el pasado 3 de noviembre. La operación se llevó a cabo con éxito pero mientras se recuperaba en su casa, el exfutbolista sufrió un paro cardiorrespiratorio y los servicios de emergencia no pudieron reanimarlo.

Este video te puede interesar

La noticia tuvo un impacto mundial y conmocionó a aficionados de todos los países. Campeón con Argentina en 1986 y un histórico jugador del Napoli, el Diego tuvo una vida intensa dentro y fuera de la cancha. No todos los momentos de su carrera fueron gratos, pero la magia que lo marcó desde la infancia es lo que dejará huella.

Cebollitas, los jueguitos y cuando fue Caradona

“Como la gente se divertía cuando hacía jueguito, me llevaron a Sábados Circulares, el programa de Mancera, que era el que más se veía”. 

La primera ovación que Diego recibió fue a los 10 años de edad. A su corta edad, ya había probado su habilidad con la pelota por lo que llevaban a los partidos de Argentinos Juniors para que hiciera jueguitos con el balón durante el entretiempo. En una ocasión, en el momento en el que los jugadores volvieron al campo, la afición se negó a dejar ir al niño prodigio. “¡Que se quede! ¡Que se quede!”, pidieron, como un antecedente “¡Maradó, Maradó!”.

Sin embargo, a pesar de su evidente habilidad, su nombre todavía tardó en darse a conocer y en la única ocasión que la prensa se fijó en él, publicaron su apellido con un error. “Es zurdo, pero ya sabe usar la derecha. Diego Caradona, 10 años, se ganó calurosos aplausos en el entretiempo de Argentinos-Independiente, haciendo gala de una rara habilidad para el jueguito con el empeine y también con el chanfle”, publicó el diario Clarín, el 28 de septiembre de 1971, después de que un periodista lo vio hacer jueguitos en el medio tiempo.

Maradona Jueguitos

La negativa a River Plate y su inicio en Argentinos

Del 20 de octubre de 1976 no me voy a olvidar nunca, nunca. Me faltaban diez días para cumplir los 16 años y Juan Carlos Montes me hizo debutar en la Primera de Argentinos: ‘Juegue como usted sabe y, si puede, tire un caño’. me dijo antes de hacerme entrar por Giacobetti. Y en la primera que toqué le metí un caño al negrito Cabrera. 

Durante la infancia de Maradona, un directivo de River Plate se acercó a su padre, Don Diego, para preguntar por el costo del pase del niño. Los padres del jugador no pensaban en dinero en ese momento, la confianza que tenían con Francisco Cornejo y el proceso en Argentinos Juniores fue más importante. “No, no, gracias, Dieguito está muy feliz de jugar en Argentinos”, respondió el padre del futbolista y el resto es historia.

Debutó con Argentinos el 20 de octubre de 1976, en la derrota 1-0 contra Club Atlético Talleres. Un mes después, hizo su primer gol con el equipo ante San Lorenzo de Mar del Plata.  Maradona ganó el título de goleo en los torneos Metropolitano 1978, Metropolitano y Nacional 1979, Metropolitano y Nacional 1980 y es el único jugador que se ha consagrado goleador en cinco ocasiones.

Maradona debut Argentinos

En su debut con Argentinos, Maradona tiró un caño por siempre recordado. Foto: Humberto Speranza (El Gráfico)

Mundial juvenil de 1979 de la revancha

“Yo me había propuesto que Japón tenía que ser mi revancha del Mundial 78. Y aquel Juvenil del 79 fue, lejos, el mejor equipo que integré en mi carrera. ¡Nunca me divertí tanto en una cancha! En aquel momento la definí como la alegría más grande de mi vida y, sacando a mis hijas, hablando solo de mi carrera, me cuesta encontrar otra parecida”. 

Se perdió la Copa Mundial de 1978 en Argentina. Por su juventud y edad (18 años), César Luis Menotti lo dejó fuera de la convocatoria en el último recorte a pesar de que Diego se sentía listo para el reto. Su revancha llegó un año después en territorio nipón en el Mundial Juvenil.

Como preparación de los juveniles, el ‘Flaco’ Menotti se llevó a algunos futbolistas, entre ellos Maradona, para jugar con la selección mayor. El Diego marcó su primer gol con la Albiceleste mayor ante Escocia en Glasgow el 2 de junio de 1979. Tres meses después, lo eligieron le dieron el Balón de Oro en el Mundial juvenil, además que ganó el Botín de Plata con sus seis goles.

Maradona Mundial 1979

El romance con Boca Juniors

“Para mí, la Bombonera es como mi casa. Lo sentí así cuando fui jugador, y mucho más cuando fui como un simple espectador. Porque el hincha de Boca nunca se olvidó de Maradona, nunca (…). Por eso mi amor por Boca y su gente será eterno”.

River Plate tenía el dinero; Boca Juniors, el corazón de Diego. El América de Cali en Colombia y el Sheffield United en Inglaterra habían manifestado su interés por el argentino, fue hasta 1981 que Maradona se decidió salir de Argentinos. Los Millonarios, que de niño lo buscaron, presentaron la oferta más importante pero el amor le ganó al dinero. En su primera temporada, Diego se proclamó campeón tras el empate a uno en la Bombonera ante el Racing Club, en un juego en el cual marcó de penal.

Un año le bastó al Diego para cimentar un amor que sería eterno. Por eso después de Europa, y luego del escándalo de dopaje que empañó su carrera, regresó a “su casa” para despedirse de las canchas con alegría. Su último partido fue el triunfo 2-1 ante River Plate en el Monumental, en el cual jugó solo el primer tiempo pues para el segundo lo reemplazó Riquelme. “Hoy, a la distancia, siento que le pasé una posta. Porque ese día no sabía que era mi última vez…”.

Maradona Boca Juniors

Napoli y la consolidación de la leyenda

“Porque al Napoli lo hicimos nosotros, desde abajo, algo bien de laburantes (…). Fue un scudetto de toda la ciudad. Y la gente fue aprendiendo que no había que tener miedo, que no ganaba el que tenía más plata sino el que más luchaba, el que más buscaba (…). Que me haya ido maravillosamente bien en Nápoles tuvo que ver con que les traje cosas que ellos no tenían: futbolísticas y, más que nada, orgullo”. 

Maradona llegó al Napoli para cambiar la historia del club, pero fue el equipo el que forjó la leyenda de D10S. Gli Azzurri no eran un equipo rico y su presupuesto era muy inferior al de los más grandes de Italia, por lo que las hazañas logradas fueron todavía más históricas. “Las paredes de los vestuarios se caían a pedazos, parecían mi casa de Villa Fiorito”, recordó el jugador años después.

El Napoli ganó el primer título de su historia en la temporada 1986-87 y ese mismo año ganaron la Copa de Italia. Solo el Torino, la Juventus y el Inter habían conseguido el doblete; Il Partenopei fueron el primer equipo del sur en lograrlo. Con Diego, el club ganó 5 títulos en 5 años, incluida la Copa de la UEFA ante el Stuttgart en la temporada 1988-89, único título internacional de los napolitanos.

Maradona Napoli Copa UEFA

El alcance de la gloria en México 86

“Lo que nadie entendió, nunca pero nunca, fue que nuestra fuerza y nuestra unión habían nacido precisamente de ahí, de la bronca… De la bronca que nos daba haber tenido que luchar contra todo. Así tenía que ser, ¿no? ¡Si era un equipo mío! Un equipo hecho contra todo y contra todos”.

¿La Mano de Dios o el Gol de siglo? ¿Cuál de los dos fue mejor? ¿Cuál de los dos representa mejor al Diego? La respuesta es ambos. La historia de Maradona, y mucho menos el capítulo que se refiere a la Copa Mundial México 86, no podría contarse sin ese tanto hecho con la mano, pero tampoco sin aquella jugada de ensueño en la que el argentino, como guiado por un control de videojuego, hizo uno de los goles más hermosos en la historia del futbol.

El duelo ante Inglaterra es el que quedó grabado en la memoria de los aficionados, pero Diego también marcó un doblete en la semifinal contra Bélgica, tan impresionante como los que hizo frente a los británicos: el primero, con una definición ‘picada’ entre el arquero y dos defensas; el segundo, luego de dejar atrás a cuatro zagueros.

En la final se le negó el gol, pero se la ingenió para que una genialidad suya definiera el partido ante los rivales. Rodeado de rivales, sacó un pase filtrado para que Jorge Burruchaga el 3-2 a pocos minutos del fin del partido. Con 5 goles y 5 asistencias, hizo honor al gafete de capitán que portó para guiar a la Albiceleste a su segundo campeonato mundial.

Maradona Mundial 1986

Italia 90 y el amor propio

“No me quedaba otra que ponerme en marcha y, una vez más, saca fuerzas de donde no tenía y también de la bronca, que sí tenía, para empezar de nuevo. A mi manera… Primero, tomándome mi tiempo, esos últimos meses del 89. Después, sí, lanzándome con todo, como si lo hiciera desde un tobogán, con esa fuerza pero al revés, para arriba”. 

Las lesiones marcaron a Diego en ese mundial. Antes del partido inaugural ante Camerún, se lastimó la uña del dedo gordo del pie derecho y no podía entrenar con normalidad. Contra Rumania, en el último partido de la fase de grupos, un golpe en el tobillo izquierdo estuvo a punto de dejarlo sin jugar la fase final.

Lo infiltraron para que pudiera jugar ante Brasil y el dolor no le impidió asistir a Caniggia en el único gol del partido, el cual les dio el pase a cuartos de final. “Jugaría hasta enyesado”, fueron las palabras del capitán albiceleste previo al encuentro contra los brasileños.

Fue por amor propio que Maradona se sobrepuso al dolor que lo acompañó todo ese mundial. Y también fue amor propio el que le permitió volver a la ciudad donde se consagró como leyenda y donde la afición italiana se debatió entre el cariño que sentían por el jugador y el coraje de ver cómo eliminó a su selección.

Pero en el futbol no siempre basta el amor propio y con un polémico penal, Alemania se quedó con el triunfo en la final. “Al final del partido contra Alemania lloré, sí, sin vergüenza. ¿Por qué tenía que ocultar mis lágrimas si era lo que sentía?”. 

Tobillo Maradona 1990

Después del juego ante Brasil, el Gráfico publicó una fotografía de cómo lucía el tobillo de Maradona por el golpe sufrido ante Rumania

El regreso a la Bombonera, merecido homenaje

“A veces pienso que nunca voy a dejar de ser jugador de futbol. Voy a tener 80 años y, en el fondo de mi corazón, voy a sentirme jugador. Estoy seguro de eso, porque pasan los días, pasan los años y, cuando tengo una pelota en los pies, me siento tan feliz como cuando corría por Fiorito”. 

Después de un año marcado por sus problemas con las drogas, mismos que él reconoció con la publicación de su autobiografía “Yo soy el Diego”, Maradona celebró su partido de despedida en la Bombonera. La pasión y la alegría desbordaron en la cancha y la tribuna el 10 de noviembre de 2001, en el amistoso entre Argentina y el Equipo de las Estrellas.

Los argentinos se impusieron 6-3, con participación de Diego en todos los goles. Sin embargo, el momento más emotivo fue cuando el jugador tomó el micrófono para su discurso de agradecimiento. “El futbol es el deporte más lindo y más sano del mundo. Eso no le quepa la menor duda a nadie. Porque se equivoque uno, no tiene que pagar el futbol. Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no; la pelota no se mancha”.

La noche del 10, un Diego renovado

“Yo por la droga estuve casi muerto, hoy le agradezco a Dios, a Dalma y a Gianinna de disfrutar la vida y de disfrutar este momento con usted”. 

Además de las drogas, un problema constante para Maradona fue su peso. Como futbolista fue relativamente más sencillo que se mantuviera en forma, pero tras su retiro fue complicado que mantuviera el asunto bajo control y entre 2004 y 2005 se desató el escándalo cuando se mostró en público con sobrepeso, con alrededor de kilos de más.

Por ello cuando en agosto de 2005 se estrenó su programa televisivo, fue un alivio para sus seguidores ver su renovada imagen, luego de someterse a un bypass gástrico y que le devolvió la alegría que se recordaba de su época en la cancha. Entre los personajes más destacados que estuvieron en el programa se encuentra Pelé, Mike Tyson, Messi con 18 años y hasta Fidel Castro.

Maradona la noche del 10

La aventura mexicana con Dorados de Sinaloa

“Acá no hay ‘Efecto Maradona’, yo sí le pegaba con efecto, de zurda. Sabía que ganábamos cuando los vi entrenar con ganas, estos muchachos tienen hambre de gloria”. 

¿Quién fue el verdadero genio detrás de las dos finales consecutivas de Dorados en el Ascenso MX, Maradona o su auxiliar Luis Islas? Lo más seguro es que los dos, pues si bien el segundo fue señalado como el cerebro en la planeación de los partidos, de nada hubiera servido sin la motivación y euforia que contagiaba el primero.

Su llegada a Sinaloa no estuvo exenta de de sospechas y dudas, por los antecedentes de Diego con las drogas. Mas la historia en la cancha fue otra. Antes de él, el ‘Gran Pez’ no obtuvo un solo triunfo en sus primeros seis partidos del Apertura 2018. Con el argentino en el banquillo perdieron solo un juego de 8 y en Liguilla llegaron hasta la final.

Dorados acarició la Primera División con las dos finales que disputaron con Maradona en el banquillo y para el estratega fue una de sus labores más destacadas como entrenador. Un paso breve por México, pero que dejó huella en muchos. “Lo que más he aprendido de él es a divertirme, a disfrutar el fútbol”, señaló Diego Armando Barbosa, a quien sus padres nombraron así por el astro argentino.

Maradona Dorados de Sinaloa

 

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ el especial BFGoodrich, cuando la pasión se encuentra con el desempeño.. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?