Estás leyendo:
Especial FT Jérémy Ménez, el que nunca fue el Gignac de América
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Especial FT

Jérémy Ménez, el que nunca fue el Gignac de América

Su estancia en México fue una pesadilla para las Águilas


Escrito por: Staff FT
@MXFutbolTotal
Jérémy Ménez, el que nunca fue el Gignac de América

Llegó como promesa europea al América, que buscaba competir en lo deportivo y en lo mediático con Tigres y su delantero estrella, André-Pierre Gignac. El francés llegó con los felinos en 2015 y ante su rápido y profundo impacto que tuvo en el futbol mexicano, las Águilas no tardaron en buscar un refuerzo similar. Su elección fue Jérémy Ménez, procedente del Antalyaspor de Turquía. Pero el sueño no tardó en convertirse en pesadilla.

Jérémy Ménez apunta al futbol de Arabia

El jugador pasó más tiempo en la enfermería y entre algodones que en las canchas, rodeado de múltiples lesiones desde su llegada. Se esperaba que, una vez recuperado, el Apertura 2019 fuera su oportunidad para demostrar su valía. Sin embargo, sus problemas con el cuerpo técnico no le permitieron sumar minutos de juego y el América terminó por rescindir su contrato. Por si fuera poco, hace poco se filtraron imágenes de las fiestas que organizaba en México, con lo que se entendió la decisión de Miguel Herrera de no contar con el francés.

En dos años poca actividad

Desde la llegada de Ménez a Coapa hasta su salida, el América disputó 109 partidos oficiales, entre Liga MX, Copa MX, Liga de Campeones de la Concacaf y Leagues Cup, de los cuales el jugador solamente disputó 23. Por si fuera poco, ni siquiera sumó muchos minutos en todos esos partidos. Tras el fichaje del francés, las Águilas jugaron 10 mil 024 minutos (entre tiempo regular y extra), de los cuales el francés estuvo mil 93 minutos en cancha, es decir, el 10.9 por ciento del total.

Jéremy Ménez empuja aficionado al irse de México

De hecho, de los 23 partidos jugó, solamente en dos estuvo los 90 minutos. El último fue en la semifinal de ida contra Santos Laguna en el Clausura 2018, hace más de un año. Por otra parte, en el 2019 Ménez jugó 6 partidos, 3 de Liga MX, uno de Copa MX, uno de la Leagues Cup y tres minutos en el Campeón de Campeones. A pesar de la poca actividad, Jérémy puede presumir un título de Liga MX, uno de Copa MX y el Campeón de Campeones con el América.

Caro y poco productivo

Aunque Ménez no fue uno de los fichajes más caros del América, no les salió barato conservarlo por casi dos años. De acuerdo con el portal especializado en fichajes Transfermarkt, el América pagó al Antalyaspor de Turquía 250 mil euros por Menez, es decir, aproximadamente 5 millones 330 mil 113 pesos. Sin embargo, lo más caro fue cubrir su salario, pues a pesar de la poca actividad tenía un salario fijo que le siguieron pagando.

A su llegada, Ménez tenía la oportunidad de ganar 5 millones de dólares anuales, aunque de esa cantidad sólo el 60 por ciento era de salario fijo. Es decir, al año el atacante recibió 3 millones de dólares sin importar si alcanzó los objetivos planteados. Durante el tiempo que estuvo, Jérémy marcó 5 goles y dio 5 asistencias en 23 partidos, de los cuales solamente 11 jugó como titular.

Jérémy Ménez mandó mensaje de apoyo a Giovani

Con eso en consideración, cada gol le costó al América cerca de un millón 150 mil pesos. De igual manera, por las constantes lesiones disminuyó su valor de mercado en un 70 por ciento. Cuando estaba con el Antalyaspor, Menez valía 4 millones de euros, mientras que actualmente vale 1 millón. Por si fuera poco, luego que el América rescindió su contrato, el jugador se embolsó cerca de 300 mil dólares.

El escándalo no se fue con él

Con el regreso a su país natal, parecía que el francés poco a poco quedaría en el olvido. Sin embargo, esta semana se filtraron unas imágenes sobre lo que hacía en su tiempo libre en México. La revista TV Notas, dio a conocer una entrevista con una mujer cercana a Jérémy Ménez, misma que reveló que el exfutbolista azulcrema tenía un mundo de drogas, fiestas y mujeres, mismo que estaba fuera de todo control.

 

“Le pagaron para que se fuera, y aunque su carta valía más de 21 millones de pesos, aceptó 6 porque sabía que nadie lo iba a contratar. Pues Miguel Herrera y los demás jugadores del equipo sabían que le encanta la fiesta, la vida loca, por eso no lo querían en el equipo; y es una lástima, porque sí es un buen jugador, siempre decían que se hacía el lesionado para no jugar y seguir cobrando” publicó la revista. Además de las imágenes, se difundió a un video en el que también se aprecian los excesos que vivió el francés en México.

La contraparte, Gignac

Mientras América hizo corajes con su fichaje, Tigres, que provocó la fiebre europea con Gignac, no ha hecho más que disfrutar con el delantero. En cuatro años con los felinos, el atacante ya ganó cuatro títulos de Liga MX (Apertura 2015, Apertura 2016, Apertura 2017 y Clausura 2019); tres de Campeón de Campeones (2016, 2012017 y 2018), y uno de Campeones Cup. Además, fue campeón de goleo en dos ocasiones, Clausura 2016 y Apertura 2018. En total, suma 108 goles y 27 asistencias en 197 juegos, y es el máximo anotador de Tigres.

Lo curioso es que fue precisamente Gignac quien convenció a Ménez de llegar a la Liga MX. En su momento, su compatriota de los Tigres,se mostró contento por la llegada de Ménez a México e incluso indicó que fue quien recomendó al galo que viniera al país. “Estoy feliz de la llegada de Jérémy (Ménez) al América, hablé un poco con él, me preguntó muchas cosas del país, sobre la ciudad, no soy un experto de México, pero sé que estamos en un hermoso país y qué va disfrutar jugar en la Liga MX” declaró en alguna ocasión.

En esa ocasión, Ménez le respondió en Twitter a Gignac. Primero le dio las gracias por el apoyo que ha recibido de su parte desde que se supo que vendría a la Liga. Le deseó suerte en el juego que tendría en su momento contra Pumas de la UNAM en el Estadio Olímpico Universitario y le recordó que se tendrían que ver las caras como rivales.