SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
PUBLICIDAD

Omar Arellano, el heredero que nunca fue estrella con Chivas

Escrito por:Ana Spindola
Comparte la nota
Omar Arellano, el heredero que nunca fue estrella con Chivas
PUBLICIDAD

Heredero de grandes logros obtenidos en épocas de gloria de las Chivas del Guadalajara, Omar Arellano nunca logró convertirse en la estrella que fueron su padre y su abuelo con el Rebaño. Surgido de una familia de futbolistas, la ilusión era que se convirtiera en una figura del equipo rojiblanco pero aunque marcó goles importantes, algunos de ellos contra el América, las lesiones le impidieron consolidarse como el ídolo que necesitaban los tapatíos y que fueron sus antecesores.

Familia futbolera y llegada a las Chivas

Su padre fue campeón con el Rebaño once días antes de su nacimiento, en 1987. Su abuelo también jugó para las Chivas y fue campeón en la época del Campeonísimo, además de seleccionado nacional en la Copa Mundial de Suiza 1954. Por ello, parecía que ‘Omarcito’ Arellano llevaba en la sangre la capacidad de triunfar con los rojiblancos y convertirse en un ídolo al igual que sus antecesores.

Arellano

El delantero quedó lejos de los logros de su padre

Sin embargo, desde sus inicios hubo un augurio de que las cosas no irían también. Arellano Riverón salió de las fuerzas básicas del Pachuca y debutó con los Tuzos el 24 de octubre de 2004 en un duelo contra América, pero nunca lució mucho a pesar de que tenía buenas cualidades como la velocidad y la definición. Dejó al equipo después de tres años, periodo durante el cual marcó 3 goles en 19 partidos disputados.

PUBLICIDAD

En 2007, el Rebaño reforzó su delantera por medio del préstamo del delantero y desde el principio le dieron un rol protagónico. Las impresiones causaron un buen impacto en Hugo Sánchez y Sven Goran Erickson, quienes tomaron la decisión de convocarlo a Selección Mexicana cuando les tocó estar al frente del Tri. Con México marcó un gol en un amistoso contra Venezuela, pero no logró destacar más como seleccionado.

ArellanoPachuca

Arellano debutó con Pachuca

Con las Chivas marcó en la Liga y en la Copa Libertadores, lució en los Clásicos contra América y muchos pensaron que trascendería más que su padre y su abuelo. La carrera del joven Arellano lucía para ir en ascenso, pero fue uno más de muchos jugadores que se quedan en promesas y que por una u otra razón se quedan estancados e incluso se retiran de manera prematura.

Las lesiones y la llegada al Ascenso

Después de su primer año con las Chivas, Arellano cayó en una serie de lesiones que le cortaron la continuidad con el Rebaño. Del 2008 al 2010, el jugador pasó 271 días lesionados, con lo que se perdió 41 partidos. Estiramiento de ligamentos, fractura metatarsiana (en dos ocasiones) y problemas en la rodilla, entre otras, fueron las lesiones que mantuvieron alejado de las cancha al delantero.

ArellanoRayados

El delantero buscó una segunda oportunidad con Rayados

Tras esa situación, el Guadalajara decidió venderlo antes de que su nivel decayera por completo y Arellano se fue a Monterrey. Con los Rayados, el futbolista encontró un segundo aire y jugó 14 partidos del Clausura 2013 bajo el mando de Víctor Manuel Vucetich. Incluso empezó a jugar como extremo y como mediocampista, pero no fue una ilusión más pues poco a poco perdió protagonismo.

La salida de Vucetich y la llegada de José Guadalupe Cruz sumió a Monterrey en una pequeña crisis que no dejó bien parado a Arellano. Otra lesión lo mantuvo alejado de las canchas y en verano del 2015 se fue al Toluca. Con los Diablos Rojos pasó lo mismo que con los otros equipos: un primer torneo en el que jugó 10 partidos y marcó dos goles, pero después perdió constancia.

Toluca

El delantero no tuvo éxito en Toluca y emigró al Ascenso MX

En este caso no fueron las lesiones, sino la decisión de José Saturnino Cardozo, y posteriormente de Hernán Cristante, la que impidieron que Omar se consolidara. El atacante no fue del agrado de los técnicos y en el Apertura 2016 se fue al Ascenso MX con los Leones Negros de la UdG. Con los tapatíos jugó solo 7 partidos y al siguiente torneo emigró al Tampico Madero, donde tuvo participación solamente en 4 juegos.

Su revancha en Costa Rica

Tras no entrar en planes de Tampico, en 2018 Arellano emigró al Herediano de Costa Rica, donde encontró más regularidad. Hasta el momento, el mexicano ha jugado 59 partidos, en los cuales marcó 4 goles y dio 3 asistencias. Incluso empezó a jugar más por las bandas y no como centro delantero, lo que favoreció que lograra consolidarse con los costarricenses tanto en el torneo local como en competencias internacionales.

Con el Herediano, Arellano levantó un título en la segunda edición de la Liga Concacaf, en el cual participan equipos de Centroamérica, el Caribe y Canadá. En total, el jugador disputó cinco partidos del torneo y aunque en la final de ida contra CD Motagua de Honduras no tuvo actividad, en la vuelta jugó 69 minutos. En la competencia local, repitió la gloria y se coronó en el Apertura 2018.

Cuatro mexicanos campeones con el Herediano en Costa Rica

Arellano fue campeón con sus compatriotas

Junto con sus compatriotas Gerardo Lugo y Aldo Magaña, jugó en la final contra el Saprissa. Aunque Arellano hizo un autogol que adelantó al rival en el duelo de vuelta, su equipo logró remontar (con gol de Magaña) y Omar levantó un título de Liga. En el actual certamen, el mexicano ha disputado 14 partidos del Clausura 2019 y suma dos goles hasta el momento.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD