Estás leyendo:
No Todo Es Futbol El reinado de Roger Federer llegó hasta territorio mexicano
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

No Todo Es Futbol

El reinado de Roger Federer llegó hasta territorio mexicano

Federer visitó de nuevo México pero no como aquel joven de 15 años nervioso que inica su carrera, sino como el rey que es y que disfruta el juego


Escrito por: Staff FT
@MXFutbolTotal
El reinado de Roger Federer llegó hasta territorio mexicano

El público se rindió a Federer y Federer se rindió ante el público. Entusiasmado, fascinado y contagiado de la alegría en las gradas, el suizo no solo jugó al tenis, se divirtió como niño en la Monumental Plaza de Toros México, bailando al ritmo de la música, mandando besos a la tribuna e incluso riéndose ante uno que otro grito de “Vamos Rafa”.

Irónico resulta pensar que el Roger de 38 años que este sábado visitó la Ciudad de México mostró más alegría y jovialidad que el Roger de 15, el que en 1996 participó en la Copa Juvenil Casablanca. Y es que a un sujeto como Federer, la edad no solo le da experiencia, le quita los miedos, las inseguridades, y le enseña las alegrías de la vida.

En México, Su Majestad se olvidó por momentos de jugar. Porque sabía que el partido no era para él, no estaba en juego un título, ni una marca nueva que imponer. El juego era para la gente, los aficionados que esperaron meses para verlo jugar, para disfrutar de la magia del tenista más grande de todos los tiempos. Y fueron ellos, los que hicieron la fiesta en La México.

Roger Federer México Plaza de Toros

La conexión de los aficionados con el suizo fue inmediata. Después de horas de impaciente espera, apenas se apagaron las luces, el vitoreo comenzó en las gradas. El primero salir fue Alexander Zverev, y aunque su presentación con el jersey negro de la Selección Mexicana le valió algunos corazones, no era él a quien esperaban con ansias ver.

El recibimiento de Federer fue digno de una estrella de rock. Con las luces del inmueble apagadas, Roger entró a la cancha acogido por los flashes de los celulares y una bandera de Suiza proyectada en el centro de la pista. Ovacionado, idolatrado, agradeció el cariño con una mano en el pecho y la otra mandando besos.

En las gradas, la afición no cabía de emoción. Tal era el éxtasis que sentían los asistentes, que algunos tuvieron problemas en contenerse en las tribunas. “Te amo, Roger” y “Es tuya, Roger” fueron los gritos que principalmente se escucharon al principio del partido y que como respuesta recibieron el abucheo del resto de los asistentes.

Roger Federer The Greatest Match

Silencio, por favor; eso es lo que se espera en un partido de tenis. Sin embargo, a Federer pareció no molestarle. A los gritos de “Te amo” respondió con besos; a los de aliento con saludos. Incluso le sonrío a un desafiante aficionado que se atrevió a gritar “Vamos, Rafa”, en alusión al español Nadal.

Durante las pausas, bailó al ritmo de la música y hasta dominó con el pie la pelota de tenis. Roger llegó a México para divertirse y en la diversión encontró el triunfo. Porque Su Majestad ganó algo más que el partido, se quedó con el cariño de todos los mexicanos.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?